Los aparatos electrónicos pueden reducir nuestra audición

Los aparatos electrónicos pueden reducir nuestra audición

En los primeros años de vida, la audición es el sentido de mayor importancia, porque del buen desarrollo de este depende el desarrollo del lenguaje del niño.

Una pérdida leve o parcial de la audición puede afectar no solo el desarrollo del lenguaje, sino también el desarrollo cognitivo del menor, puesto que al no escuchar, no puede comprender bien las instrucciones que se dan. Los padres dejan pasar estos pequeños síntomas, y en el momento de hacer una revisión, ya es tarde y el daño es irreparable.

El Otorrinolaringologo, Dr. Gustavo Correa nos explica como es el proceso de escucha que se produce en nuestro sistema:
“Nuestro sistema auditivo funciona de la siguiente forma:
Tenemos un órgano que se llama el aparato auditivo, que consta de oído externo, oído medio y oído interno.
El oído externo, consta de pabellón auricular y de conducto auditivo externo, que va desde el orificio de entrada hasta la membrana timpánica, este orificio puede estar permeado para que el sonido llegue a dicha membrana.
Después de esa membrana timpánica se encuentra el oído medio, que es una cavidad aérea ventilada por la trompa de Eustaquio y dentro de este oído medio esta la cadena de huesecillos, que son el martillo, que va adherido a la membrana timpánica, y el yunque y el estribo que están articulados al anterior y entre sí.
El estribo, pega la ventana oval (que es la entrada a la cóclea o caracol) que es el órgano receptor del sonido. Este es el oído interno, la cóclea es el oído interno.

De ahí parte al pabellón auditivo hasta su sitio receptor en el cerebro.
El sonido se transmite por vía aérea hasta la membrana timpánica, la cual al moverse, mueve la cadena de huesecillos y el estribo, se mueve el líquido endolinfático de la cóclea, transmitiendo el sonido a ésta y pasa por las células receptoras convirtiéndose en energía eléctrica y de ahí se envía al nervio auditivo y al cerebro”.

Los principales síntomas de la pérdida auditiva son:
- En niños
• Habla limitada, pobre o total incapacidad de hablar.
• Falta de atención frecuente
• Necesidad frecuente de incrementar el volumen de la televisión.
• Incapacidad de responder a un nivel auditivo de conversación normal o contestaciones inapropiadas durante la conversación.

- En adultos
• Pedir a los demás que le repitan palabras
• No entender conversaciones
• Aislamiento social
• Dificultad al entender las voces de los niños
• Cansancio y estrés
• Tener problemas en las relaciones con los demás.

Causas de la pérdida de audición

Las causas de la pérdida de audición según el Dr. Gustavo Correa pueden ser:

Conductivas:
Causadas por interrupción en la transmisión del sonido, hasta donde finaliza el oído medio. Ej.: un tapón de cerumen, una perforación timpánica, otitis con efusión (liquido en el oído medio) luxación de la cadena de huesecillos del oído medio

Neurosensoriales:
Cocleares, daños en la cóclea o caracol o retro cocleares, que puede suceder entre el nervio auditivo y su conexión en el cerebro.

Los traumas acústicos también influyen en la pérdida de audición puesto que los ruidos fuertes y cortos (agudos) o los ruidos constantes (continuados) afectan el oído produciendo dependiendo de la sensibilidad de cada uno.

¿Se puede recuperar la audición?

“Recuperar nuestra audición dependiendo si es conductiva o neurosensorial; si es conductiva, se puede corregir o recuperar a través de diferentes tratamientos.
Si es neurosensorial, casi nunca se recupera”.

Lo que el Doctor Gustavo Correa recomienda es: No exponerse a ruidos fuertes y prolongados y
Visitar regularmente a su médico