//Hábitos que dañan tu salud

Hábitos que dañan tu salud

Atiende bien a estos hábitos que debes evitar:

Respeta las horas de sueño:

En vez de comenzar por el inicio de tu jornada revisemos cómo duermes. Al irte a descansar debes procurar relajarte, quizá hasta tomar una ducha tibia. Apagar la tv y los dispositivos electrónicos provocará que poco a poco vayas dejando atrás el estrés del día  y vayas a la cama más tranquilamente.

Procura no cenar tarde ni mucha cantidad de comida. Evita además comer alimentos pesados.

En el trascurso de tu jornada diaria:

No te estreses demasiado:

No sometas a tu cuerpo a tanta tensión. Resuelve los inconvenientes uno por uno, poco a poco. Cambia esos patrones de pensamiento que te hacen ver todo oscuro y negro.

No te preocupes sin necesidad por ciertas situaciones que aún no ocurren. Libera tu mente y no la sometas a una tensión por un acontecimiento que solo existe en tus pensamientos.

No permitas que tu mente quede secuestrada por miedo y la tristeza. Todo tiene solución.

Deja el sedentarismo de lado:

La inactividad hace que te debilites pues tus huesos ya no tienen tanta resistencia y pierdes masa muscular. En algunas otras ocasiones provoca obesidad y riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Procura al menos practicar media hora de ejercicio  diario. Puede ser moderado y solo caminar, bailar un poco o pasear al perro,  pero ¡muévete!.

Distráete: alimenta todo tu ser. Sal los fines de semana con la familia y amigos, Ve al cine, al teatro o al parque y consigue en las cosas sencillas de la vida una razón para compartir con los tuyos y seguir adelante.

No dejes de desayunar:

Ya sea por falta de tiempo o porque deseas adelgazar, nunca dejes de desayunar. Al contrario de lo que piensas debes tratar de ingerir una buena cantidad de alimentos (nutritivos) para tener energías todo el día.

Evita la comida chatarra:

No meriendes o incluyas en tus comidas habituales los alimentos calóricos y grasosos. Si te antojas de un snack no tienes que optar por los menos saludables, al contrario una fruta o un jugo natural calmarán tu apetito sin perjudicar tu salud.