//Día Mundial de la Espina Bífida

Día Mundial de la Espina Bífida

La espina bífida es un defecto de la columna vertebral que se manifiesta por una falta de fusión de uno o más arcos vertebrales posteriores.

La mayoría de las veces está localizada en la parte mediana posterior, otras veces la lesión sólo afecta a la mitad de la médula.

Esta malformación se produce entre la segunda y la tercera semana de gestación.  

Se diagnostica en la mayoría de los casos de forma prenatal o antes del nacimiento. Algunos casos leves pueden pasar desapercibidos hasta después del nacimiento.

La causa que determina la espina bífida es un misterio. No se conoce el motivo que interrumpe el cierre completo del tubo neural, haciendo que se desarrolle una malformación.

Investigadores creen que afectan los factores genéticos, nutricionales y ambientales.

Así pues los estudios revelan que la ingesta insuficiente de ácido fólico, una vitamina B común, en la dieta de la madre es un factor clave en la causa.

La espina bífida no tiene cura. Una vez diagnosticada la enfermedad, es importante trabajar el aspecto motor que se ve afectado mediante estimulación y lograr que el niño desde muy chico pueda desarrollar mejores movimientos.

Los niños con espina bífida además pueden manifestar problemas intestinales graves.

EL DATO: las complicaciones de quienes padecen espina bífida pueden variar (problemas físicos menores a incapacidades físicas y mentales graves), sin embargo, la mayoría de las personas con espina bífida poseen una inteligencia normal.