Varices


La sangre que llega a las piernas a través de las arterias, tiene que volver al corazón. Esto se realiza mediante las venas. Existen venas profundas y superficiales.

Autor: Redacción ABCMedicus
  • 0
  • 2
  • 0
Varices
Abcmedicus


Las venas profundas son las fundamentales para la circulación y anularlas supone graves problemas. Las venas superficiales son menos importantes, y si funcionan mal pueden eliminarse sin problemas. Atención a los nombres de las venas, porque pueden confundirnos: La vena safena interna es una vena superficial, mientras que la femoral superficial es una vena profunda.

Todas las venas de la pierna tienen en su interior unas pequeñas válvulas que se abren cuando la sangre sube hacia el corazón, y se cierran si trata de retroceder. Cuando no funcionan estas válvulas, la sangre tiende a “caer” hacia los pies, invirtiendo su dirección. Como consecuencia de ello, las venas superficiales se dilatan y retuercen, formando las varices.

Causas

No se conoce la causa por la que se rompen las válvulas y se forman las varices. Son más frecuentes en personas con familiares con varices, pero no se heredan obligatoriamente. Hay factores que hacen que se desarrollen más deprisa, como la obesidad, el embarazo o pasar mucho tiempo en pie. Pero no son la causa de las varices. Y el que va a tener varices, las tendrá haga lo que haga.

No existe ningún método para evitar las varices. Personas jóvenes y deportistas pueden padecerlas y de hecho lo vemos en la consulta. El tabaco y el colesterol no afectan a las venas, por lo que carecen de importancia en las varices.

Durante muchos años las varices no producen molestias. Pero ese flujo invertido de la sangre va dilatando progresivamente más y más venas sanas que se van convirtiendo en varices. Además se van sobrecargando las venas profundas, pudiendo provocar la insuficiencia de éstas, que suele asociarse a pesadez de piernas e hinchazón de tobillos. Las peores consecuencias se dan a largo plazo, con aparición de úlceras, hemorragias por rotura de varices o la aparición de trombos en su interior, muy dolorosos.
Cuando dejan de funcionar las válvulas de las venas profundas, se produce un problema que comúnmente se denomina como varices internas, ya que a veces no se afectan las venas superficiales y no se ven varices en las piernas. Este problema es más grave y no tiene tratamiento curativo alguno.

Tratamiento

Cuando las válvulas que no funcionan se localizan en la ingle o detrás de la rodilla, se dice que existe insuficiencia del cayado de la safena. Cuado esto ocurre, la única solución definitiva demostrada científicamente es la cirugía. Existen muchas técnicas quirúrgicas, pero todas ellas incluyen al menos la ligadura del cayado, que consiste en “desconectar” el origen de la variz de la circulación principal (venas profundas). Cuando esto no se realiza, reaparecen casi inevitablemente. La insuficiencia de estás profundas no tiene tratamiento en la actualidad, solo medidas de alivio como las medias elásticas.

Cuando el diagnóstico está bien hecho, la cirugía resuelve definitivamente el problema si se operan a tiempo, esto es, antes de que lleguen a afectarse las venas profundas. En pocos casos, una vena safena sana en el momento de la cirugía, se hace varicosa con los años y precisa nueva intervención. Pero la causa más frecuente de que “se reproduzcan”, es un diagnóstico o una cirugía incompleta.

Las varices sobrecargan a las venas sanas ya que la sangre circula por ellas “hacia abajo”. Es decir, por las varices no circula sangre hacia el corazón, y la sangre que llega a la pierna tiene que buscarse “venas sanas” para retornar al corazón desde el principio de tener varices. Por ello, la cirugía lo que hace es descargar al resto de las venas de la sangre que las varices devuelven indebidamente. No hay por tanto sobrecarga, sino todo lo contrario cuando las varices se quitan.

Un diagnóstico completo es fundamental para tomar la decisión de operar. Pero como norma general, cuando las safenas están dilatadas con afectación de su origen, el cayado, la cirugía es ya recomendable. Pero el estado de las venas profundas es fundamental para la toma de decisiones correctas. Si se espera a “tener molestias”, casi siempre se acude demasiado tarde. Hay muchos casos de varices severas que no producen dolor de piernas y muchos dolores de piernas en personas sin varices.

Tratamiento

La gran mayoría de las úlceras varicosas tienen tratamiento efectivo. Comenzar este tratamiento en cuanto aparezca la úlcera reduce muchísimo el tiempo necesario para su cierre. Las cremas cicatrizantes o antibióticas no suelen ser efectivas y con frecuencia empeoran la situación de la ulcera

Las varices suponen un problema muy frecuente en la población, afectando más a las mujeres, y con un comienzo que suele producirse entre los 20 y los 40 años, sin que produzcan molestias al principio, pero que sin tratamiento, ocasionan problemas importantes en las últimas décadas de la vida. Por ello es aconsejable consultar al especialista en cuanto aparezcan, para permitir un buen diagnóstico precoz y que las decisiones sobre el tratamiento correcto se tomen antes de que aparezcan problemas irreversibles.

Doctorsuch