¿Sabía usted que es importante educar a sus hijos en el uso de los vídeo juegos?

  • 0
  • 2
  • 0
¿Sabía usted que es importante educar a sus hijos en el uso de los vídeo juegos?


En época de vacaciones es complicado tanto para los padres como para sus hijos, por la cantidad de horas muertas que tiene. Lo que para los mayores es descanso y relax, para el menor es tedio e inquietud, ya que está rebosante de energía, tanto física como intelectual.

¿Cómo debe llenar las horas? Una alternativa puede ser el deporte y otra, los videojuegos con los que puede pasarse el día entero. Este artículo pretende dar algunos consejos basados en la opinión de varias asociaciones y expertos.

El niño o el adolescente se pasa las horas tumbado en el sofá, en la playa e incluso a la hora de la comida y la cena, con su consola de videojuegos portátil. Algunos padres pensarán que en mala hora accedieron a comprársela; otros que es una bendición, porque su hijo está distraído y ellos pueden descansar como es debido para encarar el siguiente año laboral. ¿Cuál de estas posturas es la correcta?

Seguro que no hay una opción única acertada y depende de qué niño se hable (sus capacidades intelectuales, sus habilidades sociales, las circunstancias de la propia familia) y a qué videojuegos juegue (si son creativos, si contienen violencia o valores que se rechazan, o al contrario, le enriquecen como persona). Pero el punto medio entre estos extremos se antoja lo más sensato.

En el estudio, con abundante bibliografía y opiniones de numerosos expertos, se llegaba a la conclusión de que la adicción a los videojuegos existe como patología pero no como consecuencia necesaria. Es decir, en determinadas circunstancias algunos adolescentes pueden presentar un cuadro adictivo patológico al videojuego, con insomnio, obsesión y reacciones emocionales extremas ante el éxito o el fracaso en una partida, así como aislamiento del grupo y disminución de las habilidades sociales.

Ahora bien, el informe ponía énfasis en que esta situación, la mayor parte de las veces que se da, tiene causas externas que se pueden controlar con una serie de estrategias y actitudes por parte de los padres. Es decir, es una adicción evitable, aunque no solo basta con prohibir el uso de la consola o limitarlo. También es necesario preguntarse qué le puede ocurrir al niño (o adolescente) para tender a la adicción.
Por otro lado, el FAD pone en relieve que los videojuegos pueden tener tanto efectos negativos como aíslar socialmente, sedentarismo, pueden enseñar valores negativos y antisociales, pueden distraer y cansar al menor y, por tanto, mermar su rendimiento académico. También hay aspectos positivos como: entretienen, preparan para el mundo tecnológico, agudizan la mente, pueden transmitir valores constructivos, ayudan a concentrar la atención, socializan con otros jóvenes, etc.

Evitar problemas

Según la asociación Protégeles, que asesora a los padres respecto a la relación que sus hijos tienen con las nuevas tecnologías, más allá de las adicciones, si no se presta atención al niño, si no se le estimula y no se juega con él este se sentirá minusvalorado en la familia y tenderá a encerrarse en su mundo.

En su estudio Videojuegos, Menores y Responsabilidad de los Padres, Protégeles incide en que la iniciación y la evolución del menor en el mundo de los videojuegos debe estar compartida con los padres. No solo supervisada, lo que implicaría simplemente permitir o negar un determinado videojuego; los padres deben jugar con él, ver qué valores transmite y si el menor es capaz de relativizarlos.

Las decisiones a este respecto no pueden parecer arbitrarias sino razonadas, y es necesario ofrecer alternativas o al menos hacer entender al menor que lo que ocurre en el videojuego no se corresponde con la realidad. También es recomendable buscar juegos constructivos e invitarle a competir con sus padres, de modo que los relacione con valores positivos y se sienta a la vez incluido en la familia. Protégeles, sin embargo, también hace hincapié en que el control total es imposible y el menor debe tener su cuota de rebeldía e independencia.
Lo recomendable
El término "recomendable" es muy relativo, ya que depende de la edad del niño o adolescente, de su capacidad de discernimiento o de los valores de cada familia. Existe un código llamado PEGI y elaborado por la Unión Europea, que clasifica los videojuegos según diversas categorías y para cada edad, de modo que los padres sepan lo que escoge su hijo. Pero en última instancia son los padres los que deben decidir si un videojuego es recomendable para su hijo.

Sería idóneo que los hijos solo quisieran jugar a los videojuegos más positivos y constructivos, los que seguro gustarán más a los adultos, pero la realidad es que cada edad tiene sus condiciones, como expone el doctor en psicología y experto Juan Alberto Estallo, es una gran hipocresía negar el acceso a determinados videojuegos por el mero hecho de ser violentos y permitir ver en televisión programas o películas de acción. Conocer al hijo y su capacidad de distinguir realidad y ficción es fundamental. No obstante, un estudio de 2011 ponía de relieve que los videojuegos violentos podían estimular determinadas zonas del cerebro a largo plazo.

La mejor opción, según Guillermo Cánovas, director del Safer Internet Programme de la Comisión Europea en España, es el diálogo con el menor, el acompañamiento en su juego y el dejar claro qué valores de los videojuegos son rechazables fuera de estos y cuáles son aceptables; también la negociación de horarios para jugar, así como el fomento de las relaciones con gente de su edad.

Consumer.es

Juan Nicolás López Muñoz

 

Encuentranos en:


Encuesta

¿Ha tenido usted algún tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo?