Intoxicación en niños

Los lactantes y niños pequeños, por su curiosidad y por las fases de su desarrollo psicomotor, suelen colocarse en la boca multitud de objetos, productos y sustancias de todo tipo con el fin de experimentar y conocer el mundo que les rodea, pero esta curiosidad conlleva el riesgo de intoxicación.

Autor: Redacción ABCMedicus
  • 0
  • 4
  • 0
Intoxicación en niños
Abcmedicus


Los síntomas variarán en función del producto, la cantidad ingerida, el tiempo transcurrido, la edad y el peso, entre otros.

En el caso de los niños, la principal actuación relativa a las intoxicaciones se basa en la prevención, ya que como decíamos su curiosidad puede llevarles a querer alcanzar diversos objetos o alimentos que entrañan cierto riesgo para su salud y la posibilidad de intoxicación.

Para ello, podemos por ejemplo dificultar el acceso a productos de limpieza y medicamentos. Los colores y formas de los envases de dichos productos son muy atractivos para los niños, y esto puede llevar a desagradables confusiones. Normalmente, utilizamos un armario que no sea fácil de alcanzar tanto en la cocina, como en el cuarto de baño. También, podemos colocar el botiquín en lugares de cierta altura, ya que los medicamentos son un elemento de riesgo importante para las intoxicaciones, pues muchas veces vienen empaquetados como las golosinas y tienen formas similares.

Llamamos tóxico a cualquier sustancia que, una vez introducida en el organismo, es capaz de lesionarlo, ya sea de forma inmediata o a medio o largo plazo. Las intoxicaciones con efectos a largo plazo se denominan crónicas, mientras que las que provocan signos y síntomas de forma inmediata se llaman agudas. Estas últimas son las más frecuentes en pediatría.

Pero también existen otros factores que tienen un papel muy importante en la evolución de la intoxicación, tales como la edad, enfermedades previas y alergias o la combinación del tóxico con otros elementos –si se han ingerido determinadas medicinas antes de la intoxicación o si se ha ingerido más de un tóxico, la intoxicación puede ser más grave–.

Vías de penetración de los tóxicos

* Vía digestiva:

-Medicamentos.

-Venenos (insecticidas, raticidas…).

-Algunos alimentos como setas, plantas…

-Productos de limpieza de uso doméstico.

*Vía respiratoria:

-Humos.

-Gases.

- Aerosoles.

-Vapores.

- Vía cutánea o mucosa:

-Insecticidas.

-Desengrasadores industriales o productos químicos.

-Picaduras de animales.

Dependerán del tipo de tóxico –influyendo la cantidad–, de la vía de entrada, del tiempo de exposición, etcétera.

En general, podremos encontrar una serie de signos propios del tóxico y otros inespecíficos:

- Dolor o molestias abdominales.

- Vómitos, náuseas o diarreas –pueden ser de aparición tardía–.

- Aumento de la temperatura corporal.

- Afectación del estado general.

- Erupción cutánea.

- Sudoración.

- Alteración de la conciencia.

- Visión nublada.

- Convulsiones.

¿Qué no debemos hacer?

Tan importante es lo que debemos hacer, como aquello que debemos evitar para que el daño no sea mayor. Estas son las pautas que no debemos seguir:

- Administrar remedios caseros para ‘diluir o desactivar el tóxico’ sin previo consejo médico.

- Provocar el vómito si no nos lo han recomendado.

¿Qué debemos hacer?

Es muy probable que dudemos a la hora de actuar ante una intoxicación, por ello os proponemos unas sencillas pautas de actuación para evitar que las consecuencias de la misma sean lo más leves posibles; por orden serían las siguientes:

- Eliminar el riesgo o alejar al niño de ese riesgo. Por ejemplo: quitarle la ropa contaminada o, en caso de contaminación ocular o de otra parte del cuerpo, irrigar abundantemente con agua corriente.

- Leer las recomendaciones en caso de intoxicación propuestas por el fabricante del producto. Y uso de las medidas de protección indicadas (autoprotección).

- Airear la estancia en caso de disolventes o hidrocarburos.

- Llamar al 112 y/o, al teléfono de Toxicología (91 562 04 20) para obtener información. Habrá que comunicar qué tipo de tóxico, qué cantidad, qué tiempo ha transcurrido y cuál ha sido la vía de intoxicación.

- Asegurar la permeabilidad de la vía aérea.

- Controlar en todo momento la apariencia del lactante o del niño, la respiración y el aspecto de la piel.

- Recoger, si es posible, una muestra del tóxico.

- Estar preparado para iniciar la RCP(Reanimación CardioPulmonar).

Todopapas.com

Mónica Pérez López

 

Encuentranos en:


Encuesta

¿Con qué frecuencia se ejercita?
Todos los días
17.4%
Los fines de semana
17.4%
Entre semana
13%
A veces
43.5%
Nunca
8.7%