¿Fobia Social?


Dentro de las personas que sufren Trastornos de ansiedad, la “Fobia Social” es uno de los cuadros más frecuentes, así como peligroso: por estar casi siempre (en un 80%) acompañado de otro cuadro como: alcoholismo, drogadicción, depresión y agorafobias. Es frecuente que muchas personas opten por beber alcohol para enfrentar algún temor. Esto se ve con gran frecuencia entre los adolescentes.

Autor: Redacción ABCMedicus
  • 0
  • 2
  • 0
¿Fobia Social?
Abcmedicus


Las personas que padecen Trastornos de Ansiedad, presentan una respuesta de angustia exagerada ante situaciones o estímulos que para otras personas serían totalmente “normales”, llevándolos a evitar el objeto o situación temida o a desarrollar un “ataque de pánico” en dicha exposición. Existen ocasiones donde esta persona no acuda a reuniones por sentir que en el entorno hay una gran atención depositada sobre su persona (pudiendo ser real o no), la cual incluye sin duda todo un juzgamiento negativo sobre su forma de actuar. Debido a esto, va a sufrir un miedo intenso (ansiedad y angustia) que no tienen relación directa con la situación vivida (con lo que piensan realmente de él en esa reunión); desarrollando así, un “Ataque de pánico”.

Ataque de Pánico se define como: “la aparición temporal y aislada de miedo intenso, que puede durar unos pocos minutos (de gran intensidad), y es acompañada por una serie de síntomas físicos y emocionales.

Síntomas

• Palpitaciones, taquicardia, sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aliento, opresión torácica, nauseas, mareo, inestabilidad, desmayo, escalofríos, sofocaciones, miedo a perder el control, miedo a morir o miedo a volverse loco.

En la Fobia Social, y en todos los Trastornos de Ansiedad en general, estos tres últimos son los temores subyacentes de toda manifestación patológica de ansiedad. Inconscientemente la persona padece un fuerte temor a morir, volverse loco o perder el control de alguna manera (muchas veces esto tiene su origen en determinados acontecimientos traumáticos que la persona haya vivido, en general, de carácter súbito, y que lo haya impactado emocionalmente).

• Este miedo surge repentinamente y genera desorganización de personalidad.
• Altera severamente su calidad de vida: (Social, laboral, familiar y vincular en general)
• Provoca alteraciones y perjuicios en las capacidades propias del individuo.

Cuando se padece la persona siente un miedo intenso a someterse a situaciones públicas, donde reciba algún tipo de evaluación (o él sienta que la recibe), o juzgamiento, por resultarle muy embarazoso. Esto sucede porque piensa que esa situación lo llevaría indudablemente a sentirse humillado y desvalorizado por los otros.

Como se puede notar, la persona teme la “mirada crítica” del otro.

Debido a estos pensamientos, su ansiedad aumenta de forma tan significativa, por lo que llega a desarrollar el “Ataque de Pánico” que describíamos anteriormente (con toda o alguna de las manifestaciones físicas que lo acompañan, y con una duración y número de episodios, variables según cada sujeto).

Los temores más frecuentes son:

• Temor a hablar en público
• Exámenes orales
• Relacionarse con extraños
• Iniciar relaciones afectivas
• Comer/Beber en público
• Trabajar cuando lo observan
• Ir a reuniones sociales
• Interactuar en un grupo; etc.

Todas estas situaciones estarían reflejando un denominador común, dado por:

• Miedo a hacer el ridículo o sentirse avergonzado”
• Miedo a ser evaluado por las otras personas”
• Miedo a ser el centro de atención”.

Finalmente el miedo al rechazo, a la crítica (si analizamos la situación, las personas con fobia social, proyectan en los demás una supuesta crítica negativa o rechazo, que en realidad ellos tienen con ellos mismos antes de exponerse a cualquier situación, son ellos quienes no se aceptan en primera instancia. Luego habrá que evaluar en cada historia particular de vida cuáles han sido los acontecimientos o factores que lo llevaron a esa falta de confianza consigo mismo.

Es importante considerar que si bien es una Patología altamente inhabilitante por el deterioro que provoca en las relaciones personales, laborales, sociales, etc., y por el grado de aislamiento que se llega a sufrir; también tenemos que decir que es posible que la persona logre una buena recuperación mediante diagnóstico y tratamiento adecuados.

Psicologia-Online

Juan Nicolás López Muñoz

 

Encuentranos en:


Encuesta

¿Con qué frecuencia se ejercita?
Todos los días
28.6%
Los fines de semana
8.2%
Entre semana
10.2%
A veces
36.7%
Nunca
16.3%