Cálculos renales

Son masas sólidas compuestas de pequeños cristales. Se pueden presentar uno o más cálculos al mismo tiempo en el riñón o en el uréter. Los cálculos renales son comunes. Algunos tipos son hereditarios y a menudo ocurren en bebés prematuros.

Autor: Redacción ABCMedicus
  • 0
  • 2
  • 0
Cálculos renales
Abcmedicus


Existen diferentes tipos de cálculos renales y su causa exacta depende del tipo. Los cálculos pueden formarse cuando la orina contiene una gran cantidad de ciertas sustancias. Estas sustancias pueden crear pequeños cristales que se convierten en cálculos. Estos cálculos pueden demorar semanas o meses para formarse.

• Los cálculos de calcio son los más comunes. Ocurren con mayor frecuencia en los hombres entre los 20 y 30 años de edad. El calcio puede combinarse con otras sustancias como el oxalato (la sustancia más común), el fosfato o el carbonato para formar el cálculo. El oxalato está presente en ciertos alimentos como las espinacas. También se encuentra en los suplementos de vitamina C. Las enfermedades del intestino delgado aumentan el riesgo de formación de cálculos de este tipo.

• Los cálculos de cistina pueden formarse en personas con cistinuria. Este trastorno es hereditario y afecta tanto a hombres como a mujeres.

• Los cálculos de estruvita se encuentran principalmente en mujeres que tengan una infección urinaria. Estos cálculos pueden crecer mucho y obstruir el riñón, los uréteres o la vejiga.

• Los cálculos de ácido úrico son más comunes en los hombres que en las mujeres y pueden ocurrir con gota y quimioterapia.

• Otras sustancias pueden también formar cálculos, entre ellas los medicamentos aciclovir, indinavir y triamtereno.

El principal factor de riesgo para los cálculos renales es no tomar suficiente líquido. Los cálculos renales tienen más probabilidad de formarse si usted produce menos de un litro de orina diario. Esto equivale a un poco más de un cuarto de galón.

Es posible que no presente síntomas hasta cuando los cálculos bajan por los conductos (uréteres) a través de los cuales la orina se vacía a la vejiga. Cuando esto sucede, los cálculos pueden bloquear el flujo de orina desde los riñones.

El principal síntoma es el dolor intenso que comienza de manera repentina y puede desaparecer súbitamente:

• El dolor puede sentirse en el área abdominal o en un costado de la espalda.

• El dolor puede irradiarse al área de la ingle (dolor inguinal) o a los testículos ( dolor testicular).

El tratamiento depende del tipo de cálculo y de la gravedad de los síntomas.

Los cálculos pequeños regularmente salen por sí mismos. Cuando el cálculo sale, la orina se debe colar para así poder conservar el cálculo y analizarlo. Tome de 6 a 8 vasos de agua por día para producir una gran cantidad de orina.

El dolor puede ser lo suficientemente fuerte como para necesitar analgésicos narcóticos. Algunas personas con dolor fuerte por cálculos renales necesitan hospitalización. Es posible que usted necesite líquidos a través de una vena intravenosa.

Los cálculos renales son dolorosos, pero por lo general se pueden eliminar del cuerpo sin causar daño permanente. Los cálculos tienden a reaparecer, especialmente si no se encuentra y se trata su causa. Si el tratamiento se demora mucho, se puede presentar daño al riñón u otras complicaciones serias.

Consulte con el médico si tiene síntomas de un cálculo renal. También consulte si los síntomas reaparecen, la micción se torna dolorosa, disminuye la diuresis o aparecen otros síntomas nuevos.

Si tiene antecedentes de cálculos renales, tome abundante líquido (entre 6 y 8 vasos de agua al día) para producir suficiente orina. Dependiendo del tipo de cálculo, podría ser necesario tomar medicamentos o hacer cambios en la dieta para evitar que los cálculos se vuelvan a presentar.

Medline Plus

Jazmín Morales Escobar

 

Encuentranos en:


Encuesta

¿Con qué frecuencia se ejercita?
Todos los días
28.6%
Los fines de semana
8.2%
Entre semana
10.2%
A veces
36.7%
Nunca
16.3%