Ataque Cerebral

Un ataque cerebral ocurre cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se bloquea o se revienta Sin la sangre y sin el oxígeno que esta transporta, parte del cerebro empieza a morir. La parte del cuerpo controlada por la zona dañada del cerebro no puede funcionar adecuadamente. El daño cerebral puede comenzar en cuestión de minutos, por lo que es importante conocer los síntomas de un ataque cerebral y actuar rápidamente.

Autor: Redacción ABCMedicus
  • 0
  • 4
  • 0
Ataque Cerebral
Abcmedicus


Existen dos tipos de ataque cerebral:

• Un ataque cerebral isquémico se desarrolla cuando un coágulo de sangre bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro. El coágulo se puede formar en el vaso sanguíneo o desplazarse desde algún otro lugar en el sistema sanguíneo. Aproximadamente 8 de cada 10 ataques cerebrales son isquémicos. Son el tipo más común de ataque cerebral en adultos mayores.

• Un ataque cerebral hemorrágico se desarrolla cuando una arteria en el cerebro tiene una fuga o se revienta. Esto causa sangrado dentro del cerebro o cerca de la superficie del cerebro. Los ataques cerebrales hemorrágicos son menos comunes que los ataques cerebrales isquémicos, pero más mortales.

Las arterias pueden obstruirse por: Estrechamiento de los vasos sanguíneos por acción de ateromas, sustancias tóxicas (cocaína) o como consecuencia de una inflamación local importante. Por obstrucción producida por un coágulo, si el coágulo se forma en alguna parte del cuerpo y se desprende, constituye un émbolo y da origen a una embolia cerebral. Si, por el contrario, el coágulo se forma dentro de la arteria cerebral, se trata de una trombosis cerebral.

Los síntomas dependen del área del cerebro afectada. En un cuadro de ACV agudo se presenta dificultad para respirar y parálisis, que afecta comúnmente todo un lado del cuerpo (incluyendo cara, torso, pierna y brazo). Hay sensación de piel pegajosa y dificultades para hablar. Suele darse una rápida pérdida de conciencia, aunque algunas personas pueden permanecer conscientes. En un cuadro de ACV transitorio se presentan los mismos síntomas, aunque más leves. Cuando resultan afectadas las arterias que son ramas de la carótida, los síntomas más frecuentes son la ceguera de un ojo y un trastorno de la sensibilidad con debilidad. Cuando las arterias afectadas son ramas de las arterias vertebrales, son frecuentes el mareo, la visión doble y la debilidad generalizada. En los ACV las lesiones afectan un sólo lado del cerebro, y se manifiestan del lado opuesto por el entrecruzamiento de los nervios.

El médico puede realizar un diagnóstico a través de la historia de los hechos y la exploración física, que ayuda a localizar la lesión cerebral. Suelen realizarse pruebas como la tomografía computarizada y la resonancia magnética, que pueden determinar la causa del cuadro. Cuando la causa es un coágulo o una embolia, es probable que ocurra otro ictus si no se corrige el problema de base.

El accionar médico instantáneo puede limitar la lesión o prevenir daños adicionales. El primer auxilio consiste en administrar oxígeno y asegurarse que la persona reciba líquidos y alimentación por vía intravenosa. Para disminuir la inflamación y su consecuente presión en el cerebro, suele realizarse tratamiento farmacológico con manitol (diurético). Si ha ocurrido una trombosis, a veces se aplica un tratamiento de emergencia con una droga denominada activador del plasminógeno que puede revertir los síntomas del ataque.

Adopte un estilo de vida saludable

• No fume ni permita que otros fumen a su alrededor.

• Limite el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre, y 1 bebida al día si es mujer.

• Mantenga un peso saludable. Tener sobrepeso le hace más propenso a desarrollar presión arterial alta, problemas cardíacos y diabetes. Estas afecciones hacen que un ataque cerebral sea más probable.

• Haga actividades que eleven su frecuencia cardíaca. Haga al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana. Caminar es una buena opción. Es posible que también quiera hacer otras actividades, como correr, nadar, montar en bicicleta, o jugar al tenis o practicar otros deportes de equipo.

• Coma una dieta balanceada que sea baja en colesterol, grasas saturadas y sal. Estos alimentos pueden empeorar el endurecimiento de las arterias. Consuma más frutas y verduras. Coma pescado al menos una vez al mes.

Entorno médico

Jazmín Morales Escobar

 

Encuentranos en:


Encuesta

¿Con qué frecuencia se ejercita?
Todos los días
28.8%
Los fines de semana
7.7%
Entre semana
9.6%
A veces
34.6%
Nunca
19.2%