Exceso en el consumo de sal y la salud

Sal
retenció de líquidos
Hipertensión

Exceso en el consumo de sal y la salud

 Evitar el consumo en exceso de sal pasa por aprender a utilizar sustitutos como la sal marina no tratada. Al principio se nota la diferencia pero luego el gusto se va adecuando

Los condimentos que realcen el sabor de las comidas pueden significar una buena opción para dejar la sal en un segundo plano.

 La pimienta, mejorana, perejil, albahaca, estragón, comino o nuez moscada no deben faltar en tu cocina.

El exceso en el consumo de sal puede provocar:

Aparición de enfermedades cardíacas: tiene efectos sobre el músculo cardiaco, favoreciendo enfermedades como los infartos o la insuficiencia cardiaca (el corazón es incapaz de bombear la sangre necesaria para el cuerpo).

Riesgo de padecer hipertensión arterial: provoca rigidez en las arterias que transportan la sangre, dificultando el trabajo del corazón y los riñones

Predisposición a sufrir accidentes cerebro-vasculares: por hemorragias cerebrales como por embolias, que llevan a la muerte o a padecer de por vida secuelas físicas.

Provoca el mal funcionamiento de los riñones: el filtrado de la sangre  que llevan a cabo los riñones se ve perjudicado por el exceso de sal, potenciando la hipertensión arterial en un círculo vicioso. Además,  predispone a la formación de cálculos renales y una posible insuficiencia renal.

Dificulta el funcionamiento del aparato respiratorio: empeora  los síntomas del asma. Se ha demostrado que una reducción en la ingesta de sal hace que las vías aéreas disminuyan su resistencia al paso del aire.

Favorece la retención de líquidos: esto provoca que empeore el  funcionamiento de los riñones, corazón e hígado y también genera hinchazón de piernas y tobillos.

EL DATO: el consumo excesivo de sal puede hacer a la persona más propensa al sobrepeso y la obesidad.